Sol, mar, arena…e historia. Florianópoliste sorprenderá.

Agregar a favoritos Eliminar de favoritos

En 1997 el mundo conoció y se enamoró del tenista brasileño Gustavo Kuerten. Aunque su estilo meticuloso de juego haya contribuido para eso, a los aficionados les gusta más aún su forma amigable y tranquila. Siempre con una sonrisa, el Guga (un apodo usado por los brasileños) es un tipo típico de Florianópolis, la capital del estado de Santa Catarina, en el sur de Brasil. Floripa, como es conocida por sus habitantes, es una de las capitales brasileñas que ofrece excelente calidad de vida. La población es conocida por su forma amigable y su conexón con el mar –una parte integral del estilo de vida de la ciudad. Existen 42 playas en el alrededor de la isla. Con actividades como el parapente, el buceo y el surf, seguramente tendrás mucha diversión.

La ciudad tiene mucho que ver con la preservación ambiental. Hay, incluso, algunas iniciativas notables como el Projeto Tamar, cuyo objetivo es proteger a las tortugas de la costa brasileña. Desde enero, el proyecto ofrece “paseos inteligentes”, que proporcionan al turista varias atracciones interactivas vía bluetooth.

Turismo ambiental

Si siempre tuviste ganas de observar a las ballenas, este es el lugar perfecto. Todos los años, de julio a noviembre, las ballenas francas vienen del sur buscando por aguas cálidas en Florianópolis y crean un espectáculo próximo a la costa. En el Área de Protección Ambiental de la Ballena Franca, puedes observar a las ballenas jorobarte desde cerca.

A algunas de ellas les gusta nadar cerca de los barcos.

El área de 130 km a lo largo de la costa de Santa Catarina es considerada un hábitat protegido de las ballenas. La ballena jorobarte ya estuvo en extinción, pero gracias a los esfuerzos de preservación, su población crece un 12% anualmente. Ya en la isla, encontrarás senderos en medio a la Floresta Atlántica que rodea la ciudad. Además de ofrecer una buena infraestructura turística (limpieza y señalización), la naturaleza sigue preservada alrededor de los senderos. Algunos te llevan a restaurantes encantadores, donde las especialidades son los frutos del mar.

Estilos arquitectónicos mezclados.

La ciudad permanece fiel a su historia, manteniendo muchas construcciones coloniales –como la bella plaza central de la ciudad.

No te olvides de probar todos los sabores que puedas en el Mercado Municipal de Florianópolis –un lugar perfecto para el happy hour.

Las construcciones antiguas se mezclan muy bien con las modernas. No dejes de visitar el puente Hercilio Luz, la más larga de Brasil.

Actualmente en reforma, el puente es un ejemplo de la maravillosa arquitectura local, es una muestra de cómo es antigua la isla.