Visit Brasil

Visit Brasil

Bienvenido al sitio oficial de turismo de Brasil

Otros segmentos

Brasil travel journal

Tres increíbles carnavales en Brasil

Publicado por Visit Brasil

Regresar al Blog

Cada ciudad brasileña tiene sus particularidades. Y en carnaval, no podía ser diferente. En algunos lugares, la fiesta es gratuita, en las calles; en otros, la mejor alternativa es pagar para ser parte de un bloco de rua (asociación carnavalesca que desfila por las calles) siguiendo un trío eléctrico, camión de sonido con un escenario donde los músicos se turnan para tocar.

Hay además lugares donde se puede ir a clubes y disfrutar todos los días del carnaval al ritmo de los DJ que tocan marchas carnavalescas tradicionales, creadas a principios del siglo pasado. Dondequiera que sea, el carnaval en Brasil es una experiencia única acompañada de mucha música y alegría. Vea a continuación tres ciudades donde se puede disfrutar de esta gran fiesta brasileña:

1) Rio de Janeiro, en el estado del mismo nombre

¡Los cariocas (como se llama a los nacidos en Rio de Janeiro) saben realmente festejar! Y el carnaval es la manifestación más clara de ese espíritu de fiesta, con sus cientos de blocos de rua repartidos por la ciudad y el famoso desfile de las escuelas de samba.

Las escuelas representan a un determinado barrio o comunidad y se presentan en el Sambódromo, en la avenida Marquês de Sapucaí. Participan en un concurso en el que reciben puntaje por el tema elegido, los trajes y las carrozas, entre otros ítems. Cada escuela tiene una quadra de samba donde se llevan a cabo los ensayos, que también son otra buena opción de diversión para los que quieren disfrutar del Carnaval de Rio de Janeiro.

Por su parte, los blocos de rua salen en diferentes días y horarios. Cada uno tiene su lugar tradicional de concentración, donde los juerguistas se juntan antes del desfile. Actualmente, existen más de 300 blocos de rua en Rio tocando marchas, frevo, samba de raíz, axé music y varios estilos musicales más. La fiesta comienza en enero y se extiende hasta el carnaval.

2) Salvador, en Bahia

Salvador-Credito-Vinicius-Tupinamba-shutterstock_1013017

Uno de los más famosos y comentados a nivel internacional, el carnaval de Salvador reúne a personas de todo el mundo bailando por las calles de la ciudad detrás de los tríos eléctricos (http://carnavalsalvadorbahia.com.br/circuitos). Cantantes como Daniela Mercury, Ivete Sangalo, Claudia Leite, entre otros famosos, dirigen la fiesta, que dura mucho más que los habituales cuatro días. Se necesita mucho aliento, pero la energía es tan positiva e intensa que cuando llegue allí sólo pensará en descansar cuando esté de vuelta en su casa.

Los camarotes y muchos de los blocos del Carnaval de Salvador son pagos y, para participar con mayor seguridad y comodidad es preferible comprar un abadá (camiseta que garantiza la permanencia dentro del bloco). Hay agencias de turismo que arman paquetes de viajes con varios abadás de diferentes blocos para que pueda disfrutar todos los días. Si no tiene intención de gastar mucho dinero, la mejor opción es disfrutar de la programación del Carnaval Pipoca.

3) Olinda/Recife, en Pernambuco

Olinda-Credito-Adam-Gregor-shutterstock_161430080

Todo buen fiestero o amante del carnaval tiene que ir a Olinda y Recife al menos una vez en su vida. Las ciudades están cerca y el carnaval en ambas es muy parecido, sólo que en Recife la fiesta es por la noche, y en Olinda, durante el día. Al ritmo del frevo, miles de personas suben y bajan las laderas con los blocos y troças carnavalescas (orquestas que tocan principalmente frevo y marchas). El Carnaval de Olinda y Recife también lleva a las calles muñecos gigantes. Uno de los más conocidos y que desfila desde 1932 es “El Hombre de Medianoche”. Patrimonio Vivo de Pernambuco desde 2006, el muñeco pesa casi 50 kg y tiene 3,50 metros de altura.

En las calles también es muy común escuchar, durante el carnaval, ritmos originarios de Pernambuco, como el maracatu, el manguebeat, el coco y la ciranda. La principal característica del carnaval de Pernambuco es la democratización de la celebración, es decir, no importa si tiene o nó un abadá. ¡La regla principal es divertirse!

Vea nuestras recomendaciones

Cerar