Ven y conoce el alma brasileña en Bahía.

La historia de Brasil literalmente comienza en Bahía, donde diferentes herencias se juntan para formar una atmósfera vibrante.

Agregar a favoritos Eliminar de favoritos

El alma del país se encuentra en el nordeste brasileño: el legendario estado de Bahía, una de las cunas de nuestra cultura. La historia de Brasil literalmente comienza con Bahía. Diferentes herencias se juntan para dar lugar a un escenario vibrante, rellenado de música, danza y tradición – una verdadera caldera de razas, orígenes y religiones. Lo mejor de eso es que todos se relacionan muy bien.

Si los brasileños son conocidos por ser receptivos y simpáticos, los bahianos son nuestro mejor ejemplo. De ahí que el país nació.

Como si no fuera suficiente, Bahía tiene increíbles playas, una rica historia y paisajes naturales impresionantes.

Música, danza y cultura en Salvador

Salvador, la capital del estado, tiene mucha historia. Durante el periodo colonial la ciudad fue la capital de Brasil. El centro de la ciudad es decorado con la arquitectura de los siglos 17 y 18 – una mezcla del estilo europeo con un toque local. Las iglesias barrocas son especialmente impresionantes con sus ornamentaciones doradas.

Otra importante parte de la herencia brasileña se puede encontrar aquí: la cultura, la danza, la música y la religión afrobrasileña.

Es casi imposible caminar en los rincones de la ciudad y no ver u oír los artistas de calle, grupos de tambores, ruedas de capoeira y otras presentaciones locales. Agrega a todo eso una gastronomía que incluye frutos del mar y elementos de la culinaria europea con un toque africano y tendrás un retrato fiel de Salvador.

Porto Seguro, la cuna de Brasil

En Porto Seguro, estarás literalmente donde surgió Brasil. Nos referimos al primero lugar donde los portugueses pisaron en la costa brasileña. La pequeña ciudad colonial aun preserva muchas de sus construcciones históricas e, igual que Salvador, tiene sus propias músicas, comidas y cultura africana.

Si solo deseas relajarte al sol y descansar, siempre hay la opción de ir en barco a las playas paradisiacas de Arraial d’Ajuda, que queda cerquita de allí.

Praia do Forte

Sin embargo, si eres un verdadero aficionado a la playa, no puedes perder la Praia do Forte, una de las más bellas del mundo. Ella cuenta con una pequeña ciudad con tiendas y restaurantes, pero, la mayor atracción, por supuesto, es la playa. Llena de cocoteros y con aguas cristalinas. Cuando la marea está baja, se puede ver las piscinas naturales en los arrecifes. Mientras esté allí, no habrá preocupaciones.

Morro de Sao Paulo

Otro lugar maravilloso es el Morro de Sao Paulo, uno de los favoritos de los turistas. Ubicada al norte de la Ilha de Tinharé, un paraíso tropical dónde no se permite los coches. Las aguas poco profundas son perfectas a quienes les gusta relajarse. Delfines pueden ser vistos nadando cerca del poblado. Para una visión paradisíaca, ve al Farol do Morro y disfruta de la puesta del sol.

Costa do Sauípe

Ubicada a 85 kilómetros del norte de Salvador, Costa do Sauípe tiene reconocidos complejos turísticos, médanos, árboles y una playa perfecta. Pero, hay mucho más para explorar: lagunas, deportes, bares y restaurantes maravillosos. Algunas atracciones se pueden acceder prontamente en autobús. Si prefieres aventura, tablas de SUP pueden ser alquiladas, y tirolesas dan emoción a su día.

Bahía es donde nació Brasil, un gran lugar para renovarse y ponerse en contacto con la naturaleza y con las raíces del país. Todos deberían ir a Bahía por lo menos una vez para experimentar la plenitud del alma brasileña.