Playas, senderos, cascadas, islas y mucha naturaleza en cinco días por la Costa Verde.

Agregar a favoritos Eliminar de favoritos

Hay mucho que ver y que hacer en las decenas de ciudades que forman parte de la Costa Verde, el trecho de litoral entre Río de Janeiro y São Paulo. Los destinos esconden playas, cascadas, islas, construcciones históricas, paseos y senderos, en lindas paisajes.

En cada uno de los lugares es posible pasar varios días, sin prisa, descubriendo sus secretos. Sin embargo, este itinerario no pretende ser exhaustivo. Este ha sido ideado para permitirle conocer un poco de cada ciudad. Posteriormente, basta con elegir la que más le guste para volver con más tiempo.

Destinos de
de esta experiencia
Angra dos Reis
Ilhabela
Paraty
São Sebastião
Ubatuba
Día
Agregar a favoritos Eliminar de favoritos
Día 1
De la Ciudad Maravillosa a las maravillas de la naturaleza

Ilha Grande hace honor a su Despiértese temprano para aprovechar el día y evitar los embotellamientos de la Avenida Brasil, en la salida de Río de Janeiro. Angra dos Reis, el primer destino, está ubicada a cerca de 150 km de la Ciudad Maravillosa (dos horas y media de viaje).

Al llegar, la dificultad será elegir qué hacer: son más de 50 playas y 365 islas, la mayoría de aguas verdes y transparentes. No pierda tiempo, embarque hacia la Isla de Cataguases, la más próxima al continente, a tan solo 10 minutos de barco. Este lugar es ideal para pasar algunas horas con toda la familia, que puede disfrutar paseando por la arena blanca y fina, buceando o practicando SUP.

Desde allí, vaya hasta otra isla, Ilha da Gipoia, que también está repleta de atracciones. Sus aguas son ideales tanto para la práctica del surf, en las playas Brava y de Fora, como para el buceo, en la Praia das Amendoeiras. En la Praia das Flechas, hay una vista panorámica a la Ilha Botina e Ilha Grande.

Por la noche, hay dos opciones: volver a Angra y caminar por el centro histórico o seguir adelante, tomar otro barco, dormir en Ilha Grande y despertarse en uno de los paraísos casi intactos de esa ruta.

  • Aspectos destacados de la experiencia
  • Atracción
  • Aeropuerto
Día 2
Ilha Grande

Ilha Grande hace honor a su nombre: es la mayor del litoral fluminense. Son 192 km² de vegetación exuberante típica de la Mata Atlántica, resguardados por el Área de Proteção Ambiental dos Tamoios y otras tres unidades de conservación: el Parque Estadual Marinho do Aventureiro, el Parque Estadual da Ilha Grande y la Reserva Biológica de Praia do Sul.

Al día siguiente, conozca la Cachoeira da Feiticeira, la más bonita del lugar. Una caminata de una hora y media lleva al salto, que, con sus piscinas naturales y tobogán de piedra, agrada a todos los públicos.

Siga hasta la Praia da Feiticeira, donde usted podrá tomar taxi barco (no hay coches en la isla) hacia la Praia de Lopes Mendes. Rústica y de aguas limpias, ha sido elegida por el periódico inglés The Guardian una de las 10 más bonitas de Brasil. Es ideal tanto para el surf como para baños con niños, en los puntos menos profundos.

Al atardecer, no deje de pasear por la pequeña y encantadora Vila do Abraão, donde se encuentra la mayor parte de los hoteles, posadas y restaurantes.

  • Aspectos destacados de la experiencia
  • Atracción
  • Aeropuerto
Excelente para

Caminhada, Comfort Inn, Surfing

Día 3
Playas e historia en Paraty

Ciudad colonial y patrimonio histórico nacional, Paraty supo preservar su arquitectura y sus encantos, que llaman la atención de los visitantes por sus bonitos caserones y en las calles de adoquines de su centro histórico. La ciudad ofrece paseos culturales, playas, cascadas, actividades de ecoturismo y aun es escenario de diversos festivales y eventos, como el Bourbon Festival, la Fiesta de la Cachaça (aguardiente de caña de azúcar) y la Flip, Feria Literaria de Paraty.

En un día, lo mejor que se puede hacer es pasear en escuna (goleta) por el diversificado paisaje de la Bahía de Paraty. Desde el barco, es posible observar tanto las montañas de la Serra do Mar como las pequeñas islas y playas de la costa, donde la embarcación hace algunas paradas para que usted pueda bucear. O tan solo admirar la vista y descansar.

Los más dispuestos pueden aprovechar el atardecer para visitar la Praia do Cachadaço, en Trindade, al lado de Paraty. Un lugar conservado y tranquilo, sin restaurantes o posadas. En general, las aguas son plácidas, pero algunos puntos esconden corrientes y agujeros. Entonces, ¡hay que tener cuidado con los niños! Al final de la playa se encuentran las piscinas naturales, más seguras, donde se pueden ver diversas especies de peces coloridos.

Al volver, camine sin prisa por las calles de la ciudad, llenas de preciosidades arquitectónicas. Aproveche para conocer algunas de sus iglesias, como la Matriz, y visitar las galerías de arte y los estudios de los artistas locales. Merece la pena echar un vistazo a la programación de la Casa de la Cultura, siempre hay buenas exposiciones por allí (la Casa cierra temprano, a las 18h30). Paraty cuenta también con excelentes restaurantes, capaces de complacer a los más exigentes paladares.

  • Aspectos destacados de la experiencia
  • Atracción
  • Aeropuerto
Excelente para

Diving, Comfort Inn

Día 4
Ubatuba, descanso para el cuerpo y la mente

Ubatuba está ubicada en la parte paulista de la Costa Verde. Si el estado ahora es otro, las bellezas son las mismas, como usted podrá comprobar en el primer destino del día, la Praia da Domingas Días, postal de la ciudad. Pequeña, con una franja de arena de tan solo 400 m, es muy limpia e ideal para quienes buscan tranquilidad. No se olvide de llevar agua y merienda, ya que no hay establecimientos comerciales por allí.

Para llegar a la Isla Anchieta, la más grande del litoral paulista, se puede tomar una escuna (goleta), que salen a todo momento. Sus aguas también son cristalinas, como en toda la Costa Verde, son repletas de peces y tortugas marinas. A los aventureros les encantará el Ilhote Sul, ideal para buceo nocturno.

  • Aspectos destacados de la experiencia
  • Atracción
  • Aeropuerto
Excelente para

Caminhada, Comfort Inn

Día 5
Un paseo por la isla

El último día del paseo, aún queda mucho que ver. Ilhabela, la parada final del viaje, cuenta con 42 playas y más de 300 cascadas. La isla es famosa entre los practicantes de deportes. A los amantes de windsurf y buceo les encantarán lugares como Praia da Fome, Praia da Serraria y Praia do Veloso. A su vez, los que prefieren tranquilidad y piscinas naturales encontrarán en la Cachoeira do Gato y su salto de 50 metros el escenario ideal para un buen descanso.

Para empezar a retomar el ritmo más agitado de las ciudades, al volver a São Sebastião, vaya directo a la Praia de Maresias, la preferida por los jóvenes. De día, la mejor opción es practicar deportes náuticos, como el surf. Sus atractivas olas la convierten en un escenario de campeonatos internacionales de ese deporte. Por la noche, aproveche para comer, bailar y oír mucha música. O, si desea seguir en el ritmo más tranquilo, encuentre un lugar agradable, para admirar una vez más el paisaje y empezar a planear las próximas vacaciones.

  • Aspectos destacados de la experiencia
  • Atracción
  • Aeropuerto
¡Disfrute!