El diseño geográfico de Río de Janeiro es muy propicio para la práctica de deportes extremos. Hay muchas opciones en la capital y en la región serrana..

Agregar a favoritos Eliminar de favoritos

Río de Janeiro es una ciudad costera brasileña que se encuentra al pie de la montaña. Son sus formas las que le hacen ser tan admirada. Después de todo, basta con ver el Corcovado y el Pão de Açúcar: enormes rocas y clásicos puntos turísticos. Toda esta altura y robustez son, además de cautivantes, muy favorables para practicar deportes extremos integrados a la naturaleza.

Gracias a la Serra do Mar, seguir por el interior del estado también garantiza inolvidables aventuras. El Parque Nacional da Serra dos Órgãos (nombre local de la Serra do Mar) abarca las ciudades de Guapimirim, Magé, Petrópolis y Teresópolis. Allí encontrará la mayor red de senderos de Brasil.

Destinos de
de esta experiencia
Rio de Janeiro
Día
Agregar a favoritos Eliminar de favoritos
Día 1
Vuelo libre

Para empezar el día en la capital de Río de Janeiro, elija ropa ligera y póngase protector solar. El destino es la rampa de la Pedra Bonita, pico privilegiado en el Parque Nacional da Tijuca. El punto es considerado uno de los mejores del mundo para vuelos de ala delta y parapente debido a la panorámica de casi toda la Ciudad Maravillosa: las islas Cagarras, la favela de la Rocinha, la Pedra da Gávea, entre otros.

Tras unos 15 minutos, el aterrizaje se realiza en la Praia do Pepino, ubicada en el barrio de São Conrado. Camine por la orilla, tome agua de coco y ponga fin a la aventura con un baño de mar. Para realizar el paseo, se necesitan instructores expertos y capacitados para acompañar el vuelo con seguridad.

  • Aspectos destacados de la experiencia
  • Atracción
  • Aeropuerto
Día 2
En la Baía de Guanabara

El canotaje se inicia en la pequeña Praia da Urca, de solo 100 m de extensión. Si las condiciones meteorológicas son favorables, puede llegar a la Praia de Fora, a los pies del Pão de Açúcar, una de las opciones en la enorme Baía de Guanabara. La costa de la capital carioca posee características muy propias. La costa es privilegiada y está llena de montañas. Hay playas, la Mata Atlántica, además de hermosas islas. La modalidad de canotaje se practica aquí con una extraña perspectiva.

La Praia do Diablo es libre para el surf y tiene olas muy grandes y fuertes en algunos momentos del año. No es para principiantes: hay corriente y la formación de olas es irregular. El acceso se realiza por el propio Arpoador, al final de la Playa de Ipanema. Se trata de un lugar parcialmente cerrado y el acceso solo es posible por el lado derecho.

  • Aspectos destacados de la experiencia
  • Atracción
  • Aeropuerto
Día 3
Desde lo alto de la sierra

Es hora de subir la montaña rumbo al Parque Nacional da Serra dos Órgãos, 20.024 hectáreas de área verde. En todo Brasil, es uno de los mejores lugares para deportes de montaña, como escalada, senderismo y rapel. Se destacan el Dedo de Deus, considerado uno de los mejores desafíos del país para los que quieran escalar, y la Agulha do Diabo, elegida entre las 15 mejores escaladas en roca del mundo.

Sin embargo, la reserva también tiene 200 km de la senderos, algunos con niveles de dificultad algo desafiante. Es el caso de la travesía Petrópolis-Teresópolis. Los 30 km de subidas y bajadas por la parte alta de las montañas unen dos de las ciudades más conocidas de la región montañosa de Río de Janeiro.

  • Aspectos destacados de la experiencia
  • Atracción
  • Aeropuerto
Excelente para

Caminhada, Escalada, Comfort Inn

¡Disfrute!