Tres días en Jalapão, un paraíso de aventuras en el estado de Tocantins.

Agregar a favoritos Eliminar de favoritos

Cuando vaya a Jalapão, deje su celular en casa. Observar cuidadosamente la naturaleza de la región y disfrutar de las actividades que hay allí ya serían razones suficientes para no llevar teléfono. Pero aun hay otra, y definitiva: allí los celulares no funcionan.

Ubicado en una región aislada en el Estado de Tocantins, Jalapão es sin duda uno de los más increíbles destinos brasileños. Usted estará lo confirmará mientras camine por los senderos que conducen a las cascadas, dunas y pozos, en compañía de lobos-guarás (zorros), veados-mateiros (venados) y otros animales que forman parte de la fauna regional.

Destinos de
de esta experiencia
Mateiros
Día
Agregar a favoritos Eliminar de favoritos
Día 1
Bellísimas cascadas

El Parque Estadual Jalapão ocupa un área de 34 000 km², mayor que los estados de Alagoas y Sergipe. Un enorme paraíso, donde para llegar es necesario tomar un avión hasta Palmas, la capital de Tocantins, tras recorrer 190 km más hasta Ponte Alta do Tocantins.

En este lugar, hay algunas agencias de viaje, que organizan los paseos. Usted puede hacer visitas por su cuenta, pero todo se vuelve mucho más fácil si se contrata a una de esas empresas, que cuentan con vehículos 4x4 ideales para enfrentar el suelo arenoso, además de todo el equipo que se utiliza en las aventuras y atracciones.

En Ponte Alta, se encuentran las atracciones del primer día: las lindas cascadas del municipio. Las más conocidas son la Cachoeira da Fumaça, con su pozo de aguas verdes, y la Cachoeira do Soninho, que tiene una piscina natural ideal para baños.

Después de refrescarse, lo mejor es dormir por la ciudad y reservar energía para lo que viene por delante.

  • Aspectos destacados de la experiencia
  • Atracción
  • Aeropuerto
Día 2
Camino de tierra

Hora de regresar al camino. De Ponte Alta hasta el pueblo de Mateiros, cerca de las principales atracciones, son más 160 km de camino de tierra.

Sin embargo, hay mucho que ver por el trayecto. El Cânion do Sussuapara es pequeño y de fácil acceso, pero merece la pena visitarlo, por el bonito paisaje de rocas y vegetación.

La Cachoeira da Velha contrasta con el destino anterior: grandiosa y deslumbrante, tiene tanta agua que es conocida por los habitantes locales como «Cataratas do Iguaçu do Jalapão». Allí se encuentra la Prainha do Rio Novo, ideal para baños y para relajarse. A continuación, de vuelta al coche, hacia las dunas, que llegan a 40 m de altura y recuerdan un desierto. Este lugar es escenario de una puesta del sol difícil de olvidar.

  • Aspectos destacados de la experiencia
  • Atracción
  • Aeropuerto
Día 3
Quilombolas y rafting

Hoy toca hacer el camino de vuelta, pasando por otras atracciones. La primera es el Fervedouro, un pozo en que no es posible hundirse. De aguas transparentes, está ubicado en medio a una vegetación cerrada y repleta de bananeros.

A continuación, nos dirigimos al Povoado de Mumbuca, donde quilombolas hablan sobre su modo de vida y venden bonitas piezas de artesanía a los visitantes, elaboradas con capim dourado (hierba dorada, conocida como oro vegetal), el «oro de Jalapão». Por fin, llegamos a la Cachoeira do Formiga, pequeña, pero bonita y con un gran volumen de agua, que forma una piscina natural en medio a la vegetación local.

Aún queda mucho que hacer en Jalapão, como el rafting para bajar las corrientes del río Novo y el senderismo por la Serra do Espírito Santo, paseos que duran un día entero. Pero, pensándolo bien, esa es una excelente razón para regresar a este paraíso.

  • Aspectos destacados de la experiencia
  • Atracción
  • Aeropuerto
¡Disfrute!