Arena branca, lagunas cristalinas, islas fluviales y playas de agua dulce y salada en dos destinos de perder el aliento

Agregar a favoritos Eliminar de favoritos

Los dos lugares de esa experiencia —los Lençóis Maranhenses, en Maranhão, y el Delta do Parnaíba, en la divisa del estado de Maranhão con el estado de Piauí— proporcionan un contacto directo con la exuberante naturaleza de la región.

Los Lençóis Maranhenses tienen dunas de arena blanca y fina. Un verdadero desierto que, entre los meses de junio y septiembre, se queda repleto de lagunas de agua cristalina, cuyos tonos oscilan entre el azul y el verde esmeralda.

A su vez, el Delta do Parnaíba, es el único delta de las Américas en mar abierto. Como este, solo hay otros dos en el mundo: el del Río Nilo, en Egipto, y el del Río Mekong, en Vietnam. Son más de 70 islas, de las cuales, varias se pueden visitar, en cerca de 2 700 km² de área.

Lo bueno es que esos dos destinos tan distintos, dos mundos en un mismo país, se pueden visitar en un mismo viaje. Entonces, ¡no se lo pierda!

Destinos de
de esta experiencia
Barreirinhas
Parnaíba
Día
Agregar a favoritos Eliminar de favoritos
Día 1
Belleza que hipnotiza

El mejor punto de partida para explorar los Lençóis Maranhenses es la ciudad de Barreirinhas, ubicada a 250 km de São Luís, la capital de Maranhão. De allí, salen paseos organizados hacia los principales puntos de interés del destino, todos realizados en jeeps o en camionetas con tracción 4x4, la única manera de vencer las dunas, los riachos y los obstáculos de las rutas a las lagunas.

El primer día, el destino elegido es la Lagoa Bonita. El trayecto comienza con la travesía del río Preguiças, que separa Barreirinhas del Parque Nacional dos Lençóis Maranhenses, donde está gran parte de las atracciones locales. Automóviles y turistas embarcan juntos. No deje de observar el paisaje encantador de ese río tan lleno de vida, mientras se prepara para descubrir un lugar mágico.

Después de la travesía, el vehículo avanza por caminos de arena y arroyos y estaciona cerca de la laguna. Tras una pequeña caminata, usted observará y, sin duda, se rendirá a las evidencias: es difícil no quedarse hipnotizado cuando el espectáculo formado por el mundo de arena y de lagos se revela ante sus ojos.

Al volver a Barreirinhas, recupere sus energías con un exquisito pescado asado o un plato a base de mariscos, algunas de las especialidades locales.

  • Aspectos destacados de la experiencia
  • Atracción
  • Aeropuerto
Día 2
Más magia

Hoy es día de conocer la Lagoa Azul. Pero, antes, merece la pena pasar rápidamente por el Farol de Mandacaru, también chamado Farol de Preguiças, al lado del río de igual nombre. De lo alto de los 160 escalones que llevan a la atracción, es posible tener una linda vista de 360 grados del lugar y ver, a un lado, el río, y al otro, el mar.

A continuación, siga hacia la Lagoa Azul, tan deslumbrante como la Bonita. Un recorrido en jeep de 35 minutos le llevará hasta ese paraíso. Elija ir por la tarde, para aprovechar la luz del atardecer y la mágica puesta del sol.

  • Aspectos destacados de la experiencia
  • Atracción
  • Aeropuerto
Excelente para

Caminhada, Comfort Inn

Día 3
Playa fluvial en el Delta do Parnaíba

Día de seguir para la ciudad de Parnaíba, que da nombre al Delta. Elija hacer este recorrido temprano por la mañana, ya que la distancia no es tan larga, 200 km, el viaje suele tardar más de 4 horas.

Al llegar, diríjase al Porto das Barcas, uno de los principales puntos turísticos de la ciudad, ubicado al lado del puente que conecta el continente a la Ilha Grande de Santa Isabel. De allí, también salen algunos de los paseos por el Delta (pero la mayoría sale del Porto dos Tatus). Con calles estrechas y construcciones antiguas, este lugar cuenta con diversos bares y restaurantes. Es un lugar ideal para comer, descansar y caminar un poco, antes de seguir hacia el próximo destino.

La Praia da Pedra do Sal, en Ilha Grande de Santa Isabel, es fluvial y es uno de los más agradables paseos de la región. Sus 8 km de playa son muy frecuentados por habitantes locales y pescadores. Las aguas plácidas son ideales para bañarse y practicar deportes náuticos, como el kitesurf.

  • Aspectos destacados de la experiencia
  • Atracción
  • Aeropuerto
Día 4
Agua dulce y salada

¡Hoy toca mezclar agua dulce y salada! El primer paseo es por la Lagoa do Portinho, que estuvo mucho tempo colmatada, pero que ahora se encuentra llena otra vez. La recuperación se dio gracias a la iniciativa de habitantes locales, que solicitaron un permiso a la Secretaria de Medio Ambiente del estado para crear y desobstruir canales que la irrigan.

La Praia do Coqueiro, segundo destino, es una antigua villa de pescadores ubicada en el municipio de Luís Correia, vecino de Parnaíba. La playa cuenta con aguas tranquilas, que invitan a un baño, y una barrera de corales, que se revela en la marea baja. Ideal para descansar algunas horas. Al anochecer, cuando se le abra el apetito, pruebe un exquisito pescado fresco en uno de los muchos restaurantes locales.

  • Aspectos destacados de la experiencia
  • Atracción
  • Aeropuerto
¡Disfrute!