De naturaleza sinigual, el estado de Pará es uno de los más concurridos por los practicantes de la pesca deportiva.

Agregar a favoritos Eliminar de favoritos

Dueño de grandes y caudalosos ríos y de extenso litoral, Brasil tiene un enorme potencial para la pesca deportiva. La práctica es común en diversos estados del país, sobre todo en los estados del Amazonas, Mato Grosso do Sul, Paraná y Río de Janeiro. El deporte atrae a aficionados y profesionales, tanto brasileños como extranjeros, que buscan reunir pesca, entretenimiento y consciencia ecológica.

El estado de Pará también figura entre los más concurridos para el turismo pesquero, gracias a los ríos donde la naturaleza es abundante, así como la diversidad de la vida acuática. Este itinerario de dos días —que se puede extender— le lleva a dos de sus mejores destinos para la práctica: Santarém y Altamira.

Destinos de
de esta experiencia
Altamira
Santos
Día
Agregar a favoritos Eliminar de favoritos
Día 1
Pesca en el Río Xingu

La mejor manera de llegar a Altamira es en avión. El aeropuerto de la ciudad está ubicado a 7 km del centro y recibe vuelos diarios de diversas partes de Brasil.

Mayor municipio de Brasil (más extenso que 10 estados brasileños y muchos países, tan grande que tiene dos husos horarios), Altamira está ubicada en la margen del río Xingu. Una región de naturaleza tan bonita como salvaje, tan admirable como grandiosa. En la ciudad, antes de salir a pescar, merece la pena conocer el Cais do Porto, renovado con restaurantes, bares, parques para niños, canchas deportivas y mucho más. Es uno de los puntos de encuentro de este destino. Otro lugar es la Praça do Mirante, con una bonita vista del municipio y del río Xingu.

El escenario de cascadas, playas fluviales y Selva Amazónica impresiona y crea un ambiente especial para la pesca deportiva, que se puede realizar tanto en el Xingu como en el Iriri, otro importante río de la región. Allí es común encontrar peces grandes, como pirapema, robalo, tucunaré y xaréu, además de los gigantes bagres migratorios, codiciados por pescadores de todo el mundo.

  • Aspectos destacados de la experiencia
  • Atracción
  • Aeropuerto
Día 2
Pesca en el Río Tapajós

Otro importante destino paraense, Santarém está ubicado a 500 km de Altamira. La carretera Transamazônica une los dos destinos, pero la mejor manera de ir de uno a otro es por vía aérea.

Una vez en Santarém, diríjase a Alter do Chão, a 38 km. Conocido como Caribe Amazónico, por el color de sus aguas, la villa se encuentra en la margen del río Tapajós, un paraíso de naturaleza y playas.

Los pescadores pueden aprovechar las salidas en barcos fletados para este fin. Estas ocurren tanto de día como de noche, y en algunos hay la opción de pasar la noche a bordo.

La mejor época para pescar es entre los meses de agosto y noviembre, cuando ocurre el descenso del río. Durante esos meses, la región se hace aún más bonita, formando piscinas y playas que desaparecen cuando comienza la estación de lluvias, como la Ponta do Cururu, ideal para descansar. Además de eso, en ese período es posible pescar peces grandes, como el tucunaré, que siempre entabla una larga lucha contra el pescador.

Una de las características de la pesca deportiva es que el pescador no depende de esta para su subsistencia. De ese modo, cada vez más se incentiva el «pesque y suelte», práctica en que el pescado que no será consumido se suelta en las aguas del río.

Al final del viaje, usted regresará con excelentes recuerdos de la selva y de su naturaleza. Y, por supuesto, con muchas historias para contar. Si serán verdaderas o no, solo dependerá de su habilidad con el anzuelo.

  • Aspectos destacados de la experiencia
  • Atracción
  • Aeropuerto
¡Disfrute!